Actualidad, Opinión — 22 de noviembre de 2016

Correos y la Filatelia II

por

modesto-fraguas

.

Cara a cara con Modesto Fraguas Herrera
Subdirector de Filatelia de Correos.
Noviembre 2016

 

 

Filatelia Digital.- En la entrevista del pasado mes de octubre Vd. nos decía del sello que “su función básica se ha visto complementada y prácticamente encubierta por  el coleccionismo”. ¿No le parece que ésa es una de las causas principales de la crisis de la Filatelia?

Modesto Fraguas.- Sí, creo que la afirmación es cierta, es una realidad que no sólo sucede en España sino que se da por igual en el resto de países. Motivada principalmente por la disminución de la correspondencia que afecta a todos los Correos por el efecto sustitutivo de otros sistemas de comunicación que utiliza la sociedad. Esto implica Indudablemente una consecuencia directa sobre la filatelia, en la disminución de la utilización del sello para franqueo. Por otra parte también intervienen factores económicos en este decrecimiento del uso del sello, debido a que las empresas que utilizaban tradicionalmente correspondencia como las “utilities”; empresas que prestan servicios generales y básicos como electricidad, agua, etc., han migrado a otros sistemas tecnológicos de comunicación y las que no han migrado todavía y siguen utilizando la carta, franquean los envíos mediante sistemas de “franqueo pagado” que les supone un abaratamiento de coste muy importante por la simple impresión  del cajetín de franqueo en los sobres, frente a la adquisición y manipulación del sello.

conversaciones-con-correos-2-cita-i

Igualmente la correspondencia admitida actualmente en nuestras oficinas utiliza el sello simultáneamente con nuevos sistemas de etiquetas de franqueo con códigos QR que permiten realizar el “track and trace” logístico para obtener información del envío. Por lo cual causas económicas, tecnológicas y de uso, ofrecen este panorama real sobre el sello.

Ante estas causas el sello ha derivado a un nuevo y principal valor, el de ser un elemento de coleccionismo singular, único y diferente, pero desde una perspectiva de haber sido, de ser y que siempre seguirá siendo en el futuro el complemento en su función básica; la de tasa de franqueo. Esta situación obliga a un replanteamiento del sello por todo el entorno filatélico para acomodarlo a este nuevo estadio, que en mi opinión es optimista y positivo, ya que ha podido y conseguido reposicionarse en su valor de Colección, frente a otros elementos y objetos que muchos tenemos en mente, que han sido anulados o sustituidos directamente.

Por ello desde esta nueva tesitura es desde donde debemos actuar cuanto antes, potenciando y procurando avanzar en ese valor al sello, como un elemento principal del coleccionismo.

 

FD.- La Filatelia nació como afición a coleccionar sellos postales. La aparición de emisiones conmemorativas a finales del siglo XIX y principios del XX fue muy polémica en aquellos momentos por incorporar criterios no postales para su emisión y comercialización. Hoy la finalidad del sello como medio de franqueo ya es casi una anécdota.  ¿No cree que debemos actualizar el concepto de Filatelia?

MF.- Siempre debemos valorar el presente desde el pasado, muchas veces mirando desde una perspectiva más alejada podemos entender una trayectoria. Sin olvidarnos del presente, máxime cuando el presente demanda como necesidad la inmediatez y la actualidad para que tenga un resultado y una justificación.

Hoy día las emisiones conmemorativas responden a ese presente y cada vez más. Basta con examinar la multitud de peticiones que se reciben en la Comisión Filatélica del Estado para comprender las actuales emisiones conmemorativas que se realizan, y entender la importancia que tiene el sello para la Filatelia. Ya no hablo de elemento postal de franqueo, hablo del testimonio y del valor que para cualquier institución, organismo, etc. representa que se le emita un sello y, recíprocamente, la sociedad percibe que toda conmemoración importante siempre será recogida en un sello.

Prácticamente casi el 50% de las emisiones de la programación anual en España responden a estas emisiones conmemorativas; efemérides, hitos singulares, etc. Pero conjuntamente con estas emisiones también es necesario la presencia en el sello de la búsqueda de una diversidad temática, incluso representativa geográficamente de cada región, con sistemas tradicionales pero también novedosos de impresión, que consolide al sello como un referente de coleccionismo pero además, y esto es importante, como un elemento identificativo de las señas de nuestro país. Atractivo y demando de adquirir por estos y otros muchos valores. En este sentido es donde creo que debemos actualizar el concepto de Filatelia tanto para los que ya están en este ámbito como para aquellos que lo desconocen, la Filatelia debe ser algo más que un elemento de franqueo o de colección, debe ser un elemento singular y único identificativo de esas señas de nación, para ello debemos darle un campo de actuación mayor.

 

FD.- Cuando le preguntamos si existe una sobre-explotación del coleccionista que conduce a que muchos abandonen su afición, su respuesta fue taxativa: “creo que ningún coleccionista abandona su afición y pasión por una sobre explotación” argumentando que importe de las emisiones de sellos estaba en torno a los 120 euros, una cantidad que le parecía razonable. Pero entendemos que para el concepto de Filatelia vigente hasta hoy el problema de la sobre explotación no es el importe facial emitido, sino la abundancia de emisiones innecesarias para franquear la correspondencia.

MF.- No creo que exista una abundancia de emisiones, estamos en línea con muchos países en cuanto número de sellos emitidos, pero a su vez si queremos tener esa variedad y diversidad que apuntaba en la contestación anterior, es necesario estar en ese número de aproximadamente 90 sellos (que visto desde su agrupamiento no representa esa cantidad sino inferior, por ejemplo Hojas bloque que contienen más de un sello, etc.). Si atendemos al número de peticiones anuales que recibe la Comisión Filatélica del Estado vemos que el número de emisiones que se realizan está muy desproporcionado ante el incremento cada vez de más solicitudes anuales.

Por otra parte, aunque todos los sellos son válidos para franqueo, muchas emisiones responden ya exclusivamente a una tiradailimitadapara franqueo que además entra en el coleccionismo, y otro buen número se centra más en el coleccionismo con tiradas limitadas que manteniendo lógicamente su uso para franqueo. Aunque todos ellos tienen una línea homogénea de diseño, unos tienen menos valores añadidos y otros en cambio poseen ese plus de atractivo y valores en cuanto a innovaciones de impresión, por ejemplo.

En cualquier caso el coleccionista especializado es una persona experta que compra y adquiere aquello que le es válido para su colección, tanto en España como en el extranjero, aquello que no le es válido no lo adquiere, ni siquiera por ese cariz de colección. Por lo cual ésta posible sobre-explotación en este perfil coleccionista en mi opinión no se da. También nos encontramos otro perfil de coleccionista que adquiere todo lo que se emita sea lo que sea, porque su interés es poseer esa recopilación de emisiones y cada vez nos pide más. Desde Correos queremos dar respuesta a todos, por eso tenemos diferentes tipos de abono que van desde las emisiones anuales hasta productos más restringidos de colección, pero siempre dejando que sea el propio coleccionista quien decida lo que considera interesante para su afición.

conversaciones-con-correos-2-cita-ii

FD.- Otro tema criticado por muchos coleccionistas son los productos relacionados con el sello, pero que no son estampillas con validez postal. ¿Tienen cabida en una colección de sellos?   

MF.- Creo que lo atractivo del coleccionismo es precisamente que cada persona se marca lo que quiere coleccionar, lo que quiere tener y cómo tenerlo. Por ello cuanto más variedad de productos diferentes alrededor del sello se encuentran más posibilidades existirá de abrir la colección y abrir la Filatelia. Por eso cuando hablamos de las colecciones que se presentan dentro de la FIP creo que el error es limitar a unas normas específicas de paneles o cuadros, que estando de acuerdo,  creo que el error es no abrir más el campo competitivo a otro tipo de colección. Pensemos en los jóvenes actuales, deberían poder abordar la colección también con otras fórmulas que estén en su círculo de acción, en el lenguaje que ellos manejan y con el entorno en el que conviven. Por eso el coleccionismo de temática moderna que se quiere impulsar debe poder contemplar ese tipo de iniciativa e innovación así como el área de actuación que dé respuesta a otros tipos de colección. Para intentar regenerar el perfil del filatelista debemos avanzar en esta dirección, no tiene sentido que sólo nos centremos en un tipo de coleccionismo que responda a siglos pasados sino que debe responder también al mundo que vivimos.

El filatélico es el que debe determinar qué es lo que tiene cabida en su colección particular, si sólo sellos o sellos y algo más… y las instituciones filatélicas son las que deben definir de una forma más abierta lo que debe tener cabida para entrar en competición filatélica, pero lo ideal es que estas dos líneas de actuación se alineen.

 

FD.- Frente a lo que hasta hoy hemos entendido por Filatelia nos enfrentamos a emisiones innecesarias para franquear una correspondencia epistolar que las nuevas tecnologías han hecho desaparecer, cantidad de productos más o menos relacionados con el sello, falta de criterio entre los propios filatelistas profesionales y aficionados sobre lo que debe ser objeto de colección. ¿No sería necesario promover un acuerdo entre las fuerzas representativas del mundo del sello que clarifique los conceptos de “Filatelia clásica”, “Filatelia moderna”, “Filatelia temática”, “neofilatelia”, etc.?

MF.- Efectivamente el siguiente paso es clasificar ese tipo de coleccionismo, da igual el término que los agrupe, lo importante es que no sea un coleccionismo restrictivo y que lo estructure en una clasificación que responda más a la variedad de formas de colección sobre los actuales y nuevos productos que se realizan, esto es avanzar en la Filatelia más que mostrar una disconformidad con lo que se emite que, insisto, responde a una variedad y diversidad para distintos públicos. Desde Correos encontramos una visión totalmente diferente del coleccionista profesional de la que podamos encontrar en un coleccionista aficionado, cada uno busca un objetivo, medios y soportes diferentes.

También es verdad que muchos de los productos que realizamos, y realizaremos desde esta Subdirección, no responden exclusivamente a un fin de coleccionismo filatélico (profesional o aficionado), como ya he comentado anteriormente, también debe dar respuesta a la necesidad de divulgar o hacer llegar la Filatelia desde otras perspectivas menos de coleccionismo, buscando la generación de demanda en aquellas personas, que sin conocer el sello o teniendo un ligero conocimiento del mismo, puedan encontrar productos interesantes y atractivos; ¡que además “tienen sellos” para conseguir que se acerquen a la Filatelia!, este será su primer estadio para iniciarse posteriormente en ese otro mundo maravilloso.

Partiendo de estos perfiles vemos que efectivamente corresponde a todos los estamentos relacionados con el sello; federaciones, comerciantes, emisor, etc., y de forma muy particular a alguno de ellos, determinar esa amalgama de coleccionismo.

conversaciones-con-correos-2-cita-iii

FD.-También nos hablaba el mes pasado del sello como seña y testimonio de identidad representativa de nuestro país. Y hemos conocido hace pocos días el acuerdo de Correos con el gigante chino Alibaba, la mayor tienda del mundo en Internet. Aunque dicho acuerdo se refiere a la distribución en España de las ventas de Alibabá en nuestro país ¿No sería factible y beneficioso utilizar esa plataforma para la difusión de nuestros sellos en el mayor mercado emergente del mundo?

En este sentido ya hemos iniciado acciones de aproximación a este mercado emergente y con un gran potencial que representa el ámbito asiático, pero que son bastante difíciles de implantar y consolidar por las características de su mercado y por las restricciones del mismo.

Hemos firmado recientemente un acuerdo de colaboración con un representante filatélico especializado en la distribución en el mercado asiático para la comercialización de productos filatélicos españoles en Asía, que potencia aún más el reciente acuerdo con WOPA que también tiene presencia online de comercialización en ese mercado.

En los primeros días de diciembre nos desplazaremos a China para ultimar los detalles de este contrato, así como para establecer relaciones con nuestros homónimos filatélicos de China Post, igualmente asistiremos al foro que organiza la UPU sobre “Filatelia, entre tradición y modernidad” que se celebra en Nanning y asistiremos a la Exposición Filatélica de China, al igual que recientemente asistimos con presencia de un stand de venta en la Exposición filatélica de Taiwán “Philataipei 2016” obteniendo excelentes resultados.

Igualmente aunque el acuerdo de Correos con Alibaba tiene otro carácter más logístico que comercial, utilizaremos su plataforma para ofertar online productos específicos que puedan venderse en este mercado, la idea es que a primeros de años ya podamos contar con una tienda de productos específicos de la Filatelia española dentro de la plataforma Tmall Global.

Estos proyectos en los que estamos trabajando, conjuntamente con otros proyectos planificados para el futuro están en la línea de actuación de esta Subdirección para dar a conocer la Filatelia española en el mayor mercado actualmente de la Filatelia mundial.