Bibliografía, Biblioteca — 30 de agosto de 2001

Discursos de la Academia XII

por

VOLUMEN XII DE LOS DISCURSOS DE LA ACADEMIA HISPÁNICA DE FILATELIA

 

De reciente aparición, el volumen XII de Discursos Académicos de la Academia Hispánica de Filatelia nos deleita con tres nuevas ponencias sobre la filatelia española.

Se inicia con el extraordinario estudio de D. José Mª Sempere “Enero-Marzo de 1850. Los tres primeros meses de vida del sello español”, y digo extraordinario pues en el se conjugan la claridad y simplicidad de la exposición unida al aporte documental y estadístico que facilitarán al estudioso del tema, caminos a seguir para profundizar más, si cabe, en la necesitada historia postal española, pues como el ponente muy bien indica ¿para cuando un estudio de los fechadores conocidos en carta con indicación de las administraciones que los utilizaban? ¿Para cuando un estudio de la gran variedad de errores en la composición del fechador?

Le sigue el discurso de D. Félix Gómez-Guillamón “Las Comunicaciones postales aéreas de Baleares durante la Guerra Civil española en la Zona Nacional (1936-1939)”. Este magnífico estudio hace un repaso de los cuatro aciagos años de guerra y su repercusión en la vida postal de las islas, asi empieza con una descripción de la interrupción de las comunicaciones marítimas aéreas y las conexiones que se sucedieron via Italia y Francia con hidroaviones, perfectamente detalladas y con expresión de tarifas de la época y horarios, para concluir en cada año con un estudio de la valoración de las cartas circuladas y su grado de rareza, completa su trabajo con 10 Apéndices de interés indudable para el especialista.

El tercer y último trabajo del volumen corre a cargo de D. Leoncio Mayo “La Postfilatelia. Los Sellos de Valor Variable”, brillante y acertado trabajo, que no exento de cierta ironía, hace repaso a la historia de las máquinas de franquear automáticas tanto nacionales como internacionales, así las “Frama”, “Epelsa”, “Klüssendorf”, y las variedades de etiquetas de ellas surgidas, para acabar con las ultramodernas “Clickstamp”, “Pcstamp”, y “Postage Plus” por medio de ordenador (sello electrónico). Como muy bien indica el autor en su Colofon, los agoreros de esta forma de coleccionismo alegan cosas como que este tipo de sello es monótono y feo, y se pregunta ¿Las marcas prefilatélicas son bonitas y variopintas? Respondan.