Dependencias postales, Historia Postal — 20 de septiembre de 2014

El último viaje del vapor Argonauta *

por
*  Con este nombre y bajo la bandera española.

 

Tras varios meses de incremento de la tensión política entre España y los Estados Unidos, acelerada por la explosión del USS Maine en La Habana, fracasaron las gestiones diplomáticas y España le declaró la guerra a los Estados Unidos el 24 de abril de 1898. Los Estados Unidos llevaban varios meses preparándose para el conflicto armado e hicieron oficialmente su declaración de guerra el 25 de abril. Pero para dar legalidad a la captura de varias embarcaciones españolas efectuada unos días antes por la armada americana, esa declaración se hizo retroactiva al 21 de abril.

 

El Bloqueo Naval

La primera acción militar de los Estados Unidos fue la declaración del bloqueo naval de la isla de Cuba iniciado el 22 de abril. Los convenios internacionales requerían la inclusión de puertos específicos y el establecimiento del bloqueo con la presencia física de embarcaciones para darle legalidad. Inicialmente los Estados Unidos no contaban con el número suficiente de buques para implementar el bloqueo de toda la isla, por lo que únicamente se declaró en los puertos de la costa norte entre Cárdenas y Bahía Honda. Varios buques del Escuadrón del Atlántico Norte, con base en Cayo Hueso al mando del Almirante William T. Sampson, se trasladaron a aguas cubanas[1].

Como mencionamos anteriormente, la primera captura de embarcaciones cubanas tuvo lugar el 22 de abril cerca de Cayo Hueso, el Buenaventura y el Pedro. Sus capitanes y tripulación desconocían el estado de guerra y la existencia del bloqueo.

El bloqueo parcial de la costa sur de la isla supuestamente había comenzado el 21 de abril, concretamente en el puerto de Cienfuegos. Sin embargo el crucero español Montserrat pudo evadirlo el día siguiente dejando los soldados transportados y la carga de municiones, provisiones y oro en Cienfuegos. El 27 de abril Sampson pidió que se le proveyeran carboneros adicionales para mantener bloqueado Cienfuegos. Pero debido a la escasez de recursos navales el bloqueo de la costa sur no fue declarado oficialmente hasta el 28 de junio. En un principio los Estados Unidos contaban tan solo con catorce embarcaciones para patrullar una costa de 400 millas. Gradualmente se reclutó un mayor número de buques para fortalecer el bloqueo de los puertos cubanos y para la defensa de la costa este de los Estados Unidos[2].

Durante los tres meses y medio que duró el bloqueo naval de Cuba, la marina de los Estados Unidos interceptó un total de 35 embarcaciones de todo tipo. También se destruyen cerca de una docena de buques que intentaron evadir el bloqueo. Las leyes internacionales permitían que los barcos capturados fueran vendidos como botín de guerra y se repartiera el dinero entre los miembros de la tripulación del barco o barcos que habían hecho la captura.

El Vapor Argonauta

Figura 1. Óleo del vapor Argonauta.

Figura 1. Óleo del vapor Argonauta.

El Argonauta era un vapor de hélice con casco de hierro que desplazaba 1,214 toneladas. Había sido botado en Filadelfia en 1879 y bautizado inicialmente, con el nombre de Cuba. Este vapor pasó a formar parte de la flota de Menéndez y Cía. matriculada en Cienfuegos. Su destino fue el servicio de cabotaje en la costa sur de la isla bajo contrato con el correo cubano para conducir la correspondencia.

Antinógenes Francisco José Menéndez era natural de Torrelavega, provincia de Santander y comenzó su carrera naval como capitán de un velero en la línea de Cuba, hasta su naufragio cerca de la costa de Cienfuegos. A partir de ese momento pasó a ejercer como capitán y gerente de la Línea de Correos Interinsulares de Santiago a Cuba. Poco después fundó su propia empresa, Menéndez y Cia., con la ayuda de capitalistas españoles. Inicialmente adquirió buques con casco de madera y propulsión de ruedas, y posteriormente con casco de hierro e impulsados por hélice. Los tres primeros barcos fueron Villa Clara (José García), Trinidad y Gloria, de cerca de dos mil toneladas cada uno. Le siguieron el Argonauta, Josefina y Antinógenes Menéndez, de doble hélice. Finalmente incorporó dos magníficas naves, el Reina de los Ángeles y la Purísima Concepción. Posiblemente tuvo otros dos barcos más. Al comienzo de la insurrección en Cuba, en 1896, Antinógenes Menéndez le regaló a la Armada española, una embarcación bautizada Guardián y utilizada como cañonero[3].

     Figura 2. Marca de franquicia postal del cañonero Diego Velázquez (Colección de Jack Thompson).

Figura 2. Marca de franquicia postal del cañonero Diego Velázquez (Colección de Jack Thompson).

El Argonauta evadió el bloqueo naval el 22 de abril, pero en su siguiente viaje, al salir de Batabanó el 29 de abril, fue detectado por el Eagle cerca de Cienfuegos. El Eagle, un yate convertido en crucero auxiliar durante la guerra, formaba parte de la Flota Mosquito de los Estados Unidos, compuesta por pequeñas embarcaciones que se movían con rapidez para avisar a otras embarcaciones mayores de las actividades de los españoles.

Comenzó el Eagle la persecución del Argonauta. Acudieron en su defensa cuatro cañoneros españoles, Diego Velázquez, Satélite, Lince y Gaviota. Los cañoneros, de entre 100 y 300 toneladas cada uno, eran el tipo de embarcación española más utilizado para patrullar las aguas cubanas. Durante la Guerra de Cuba fueron más de treinta los cañoneros que estuvieron en activo. Como el resto de las tropas expedicionarias españolas en Cuba, la tripulación de los buques de la Marina de Guerra española en operaciones disfrutaba de franquicia postal. Un fragmento de un sobre con el cuño de franquicia del cañonero Diego Velázquez se muestra en la figura 2.

A pesar de los disparos contra, el Eagle siguió persiguiendo al Argonauta para dirigirlo hacia dos buques de guerra americanos, el cañonero Nashville, con el cual casi choca, y el crucero Marblehead. Tras varios disparos sobre su proa el Argonauta cesó en su resistencia y se rindió. Los cañoneros españoles no podían hacer nada ante unas fuerzas americanas muy superiores, por lo que se batieron en retirada. Los daños del Eagle ocasionados por los disparos españoles fueron menores y no experimentó bajas humanas.

A bordo del Argonauta iban veinte oficiales del ejército español que fueron apresados. Los pasajeros y la tripulación civil fueron liberados y transportados a Cuba. Entre ellos se encontraban otros tres miembros del ejército español vestidos de civiles que pudieron escapar. En su último viaje, el Argonauta también transportaba más de cuarenta cajas de municiones[4].

El Argonauta fue conducido a Cayo Hueso, donde arribó el 3 de mayo. Los oficiales españoles detenidos a bordo del vapor fueron alojados como prisioneros de guerra en el Fuerte McPherson en Atlanta, Georgia y el  27 de mayo fueron intercambiados por tres periodistas americanos capturados en Cuba bajo la acusación de espionaje. Uno de los prisioneros españoles era el Coronel Vicente de Cortijo, del Tercer Batallón de Caballería, pariente del General Valeriano Weyler[5].

El Argonauta fue vendido al Departamento del Tesoro por $17,000 y utilizado como transporte de tropas[6]. En 1899 pasó a formar parte de la Florida East Coast Steamship Company para operar, con el nombre de Cocoa en aguas de Florida hasta su venta en 1904 al Oregon Coal & Navigation Co. de San Francisco y rebautizándose M.F. Plant. En 1910 se incorporó a la Pacific Alaska Coast Co. con el nombre Yukon. Finalmente, el 11 de junio de 1913 naufragó al embarrancar en el Cabo Lazarev, Islas Unimak. [7]

 

La Correspondencia

Entre otras cosas, principalmente provisiones, el vapor Argonauta conducía doce valijas de correspondencia, tanto salida como dirigida a La Habana. A fines de abril el correo cubano se comenzó a enviar por la vía de Cienfuegos debido al bloqueo de los principales puertos de la costa norte. La información contenida en la correspondencia capturada resultaba sumamente valiosa para los servicios de información americanos. Algunas cartas mencionaban cómo sufría la población por la escasez de alimentos y la situación desesperada en que se encontraban los habitantes de La Habana. También hay cartas dirigidas al General Blanco informándole de la condición de las tropas en la provincia de Oriente y de la toma de la ciudad de Bayamo por los insurgentes. [8]

Figura 3. Carta certificada de La Habana al Consulado del Imperio Alemán en Santiago de Cuba.

Figura 3. Carta certificada de La Habana al Consulado del Imperio Alemán en Santiago de Cuba.

Figura 4. Reverso de la carta.

Figura 4. Reverso de la carta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El único ejemplar de correspondencia transportada en el último viaje del Argonauta que hemos visto se reproduce en la figura 3. Esta carta certificada fue depositada en el correo de La Habana el 25 de abril de 1898. Está dirigida al Consulado del Imperio Alemán en Santiago de Cuba y fue franqueada con ocho centavos, tres correspondiente a la tarifa de una carta sencilla y cinco por los derechos de certificado.

Al dorso de la carta, en la figura 4, está escrita a mano la siguiente nota:

Por Argonauta. Capturado por los Americanos y entregada aquí por el Gobierno Militar y recibida por éste por la Comisión que fue a la Armada Americana el día 3 de Junio 1898, según el incluso volante.

Desgracuadamente la carta no conserva su contenido, ni el volante mencionado. A pesar de haberlo buscado exhaustivamente, no hemos encontrado ninguna documentación sobre la entrega de la correspondencia capturada por los americanos. Es posible que esta carta se haya devuelto por tratarse de correspondencia consular. Conocemos otra carta dirigida al Consulado del Imperio Alemán en La Habana, con origen en los Estados Unidos, que evidentemente fue entregada a su destinatario en octubre de 1898.

Sería muy interesante saber si alguno de nuestros lectores ha visto algún ejemplar de este tipo de correspondencia, testigo de un importante capítulo de la historia postal y militar de Cuba.

 

 

 

 

 

 

 

Notas
[1] “Blockades in the West Indies During the Spanish-Cuban/American War,” por Harold D. Langley en “The War of 1898 and U.S. Interventions 1898-1934″ . Benjamin R. Beede, Garland Publishing, Inc., New York & London, 1994, pp. 61-65.
[2] Berner, Brad K. The Spanish American War, A Historical Dictionary. The Scarecrow Press, Inc., Lanham, MD & London, 1998, pp. 47-48.
[3] “La flota de Antinógenes Menéndez”. Vida Marítima, 25 de diciembre de 2007
[4] San Francisco Call. Vol. 83. Number 172. 21 de mayo de1898.
[5] Los Angeles Herald. Vol. 25. Number 233. 21 de mayo de1898.
[6] Captured Spanish Ships Sold as Prizes During the Warby” Nick Mitiuckov 
[7]  “La flota de Antinógenes Menéndez”. Vida Marítima, 25 de diciembre de 2007
[8] Los Angeles Herald. Vol. 25. Number 217. 5 de mayo de 1898.